El proceso de la vida y una acción para mi bienestar

Actualizado: 11 ago


Para otros la pregunta sería: ¿Tiene sentido mi vida?


La pregunta a todos inquieta, y ayuda responderla si vemos a la vida como un proceso, como MI PROCESO.


En la vida es claro que hay muchos procesos en todo lo que hacemos, sin embargo, el más importante es el PROCESO DE “MI VIDA”, ese es el proceso de procesos (al menos al estar en esta etapa terrenal).

Reiteradamente estamos distraídos viendo a los demás, y no “EL PROCESO DE MI VIDA” de manera profunda, tal vez porque no tenemos educación para ello, o creemos que no lo necesitamos, ¿CÓMO PARA QUÉ?, además, a veces duele ver algunas de las pobrezas que tenemos, pero se quitan al ACEPTARLAS.

En el entendido de que, si atendemos nuestro PROCESO DE MI VIDA, me acercaré a vivir más plenamente, más consciente, y ello ATRAERA lo mismo que ofrezca a la vida, tan solo para ser mejores seres humanos.


Creo que el proceso de la vida tiene estas preguntas que me resultan altamente interesantes:

  1. ¿Quién en realidad soy, me entiendo a mí mismo?

  2. ¿Se lo que quiere Dios de mí?

  3. ¿Cuáles son las verdaderas razones del porque quieres vivir?

  4. ¿Qué es lo que es tan importante en tu vida que darías la vida por ello?

(Preguntas de Soren Kierkegaard sobre la vida, filosofo danés)


Sin indagación personal, el crecimiento solo será un fenómeno biológico, donde lo cognitivo, emocional y espiritual estarán de lado.


De esa indagación personal seria y profunda que te propongo es muy probable que suceda lo mismo que cuando te ofrecieron probar por primera vez algún platillo, que tal vez hoy te encanta o nunca lo probaste.


Muchas personas NO probamos lo que se nos recomienda, NO deseamos cambiar costumbres, arriesgarnos, pensamos que vamos a perder algo: ¿A qué sabrá eso?, ¿Eso le gusta a él, pero no a mí? ¡Yo ya sé lo que me gusta, no tiene sentido probar otra cosa!

Solo te va a funcionar si crees que lo necesitas, y que nunca aparecerán nuevos futuros si no te atreves a dar pasos para cambiar y estar en proceso de Transformación y Evolución.


Cuando declaramos con humildad nuestra IGNORANCIA Y UNA AUTÉNTICA CURIOSIDAD POR SABER, Y UN COMPROMISO FORMAL DE SER MEJOR PERSONA, O TAN SERIO COMO RECONOCER Y ESTAR CONSCIENTE DE QUE: ¡SOY UN ESÍRITU EN EVOLUCIÓN! , todo camina mejor, se abren posibilidades.


¿De qué se trata lo que te propongo?:


De hacer una cita contigo y agendarla.

No hay posposiciones, no hay cambios, no hay interrupciones.


Si las hay, o se te presentan, con eso, vas a saber cuál es el lugar que ocupas tú para ti mismo, la prioridad que te das a ti mismo. Esto inicia el camino de tu reconocimiento de ti mismo.


La razón para esa cita y conversación es solo una: a partir de mi nace el equilibrio en mi interior NACE MI PAZ, MI ESTADO DE EQUILIBRIO INTERIOR, y ese lo llevamos de adentro hacia afuera con los demás, en todas mis relaciones, en todas las interrelaciones con otros, y también la llevamos a nuestros entornos, a nuestros proyectos, a nuestros sueños.


Por lo que el secreto del crecimiento, el desarrollo, la transformación es trabajar contigo mismo:


HAZ UNA CITA CONTIGO CON REGULARIDAD Y DE SER POSIBLE COMO HABITO A LA MISMA HORA Y MISMOS DÍAS

Y en el lugar que te de paz y privacidad


Inicia la cita con quietud, paz y con atención tan solo a tu respiración, inhala y exhala concentrándote tan solo en sentir el MARAVILLOSO AIRE que te da vida y como te recorre todo el cuerpo.


Cuando te sientas cómodo en una libreta exclusiva para TI y para este momento.


La primera pregunta que puedes responder es: ¿Qué me preocupa y que me ocupa?


Después hay mucha otras que cada día en 20 minutos podrás escribir:


Lo que crees que te pasa, para llegar al final a que te des cuenta lo que realmente te pasa.


Escribe tus dudas, tus miedos, lo que te angustia, y también como estás actuando para ello.


Escribe sobre tus sueños y tus esperanzas, tus amores, tus pasiones, escribe tus sentimientos, escribe que piensas de ti mismo, que piensas de quién eres, ¿para qué estás aquí?, ¿hacia dónde deseas ir?, y ¿hacia dónde no deseas ir?


¿Cómo reaccionas ante lo que te sucede?, ¿Cómo es que ves la vida?, ¿Qué piensas de tu vida?


Como vez hay muchas preguntas y a veces no le dedicamos tiempo para atenderlas, porque estamos atendiendo otras cosas de afuera de nosotros, o porque no deseamos contestar ya que sabemos que en algunas habrá dolor, o vergüenza, o insatisfacción, no nos harán sentir bien las respuestas.


Otras preguntas con las que puedes empezar otro día son:

¿Qué es lo que te tiene que decir tu yo HOY Y AHORA?

¿Qué es lo que te detiene para ser como quieres ser?

¿Qué has dejado de hacer que te encantaba y que ya no haces y sabes que haciéndolo te vas a sentir estupendamente?

¿Qué dice tu niño interior, y como el sale todavía a veces y hace que tengas reacciones de él?

¿Te sientes satisfecho con cumplir con tus principios y valores?

¿Qué te hace sentir orgulloso de ti mismo? O ¿Qué no te hace sentir orgulloso de ti mismo?


De los momentos que consideras que has logrado lo que anhelabas y que te produjeron un profundo sentimiento de alegría ¿Qué hiciste para alcanzarlos?, Recuerda el secreto, escribe lo que te resulto y fue causa de que lo lograras.


Y solo por recordar y puntualizar, a pesar de que no te conozco, pero lo que hiciste fue gracias a que creíste profundamente en ti, y que te enfocaste, TU ATENCIÓN, TU ENFOQUE Y TU FE estaban y no estabas seguro de tener todas las capacidades, pero la meta o el objetivo estaba claro y nítido, te lo imaginaste y lo alcanzaste.


Nada nace de afuera hacia adentro.

Cómo es adentro es afuera.

¡Todo empieza por mí!


Puedes cerrar tu sesión con una oración o con una serie de afirmaciones como las que te presento:


  • Me estoy sanando

  • Estoy entendiendo que no tengo que hacerme indispensable.

  • Estoy tomando distancia para observar y observarme desde lejos.

  • Estoy despertando de un aletargado condicionamiento.

  • Me doy cuenta de que no necesito de apegos.

  • Que para ser libre es necesario volar ligero.

  • Estoy sintiendo lo que significa no ser necesitado.

  • Estoy entendiendo lo que hace la distancia, el tiempo y la autonomía en las decisiones.

  • Estoy dejando de influir e intervenir en vidas ajenas.

  • Estoy dejando de estar donde no soy llamado.

  • Estoy dejando de cargar procesos de otros.

  • Estoy practicando guardar silencio y respirar lento.

  • Estoy reconociendo todos mis sentimientos y no hay ninguno que no acepte y pueda transformar.

  • Estoy recordando que ser amable no me impide ser claro y dejarme sentir las emociones que afloran en mi interior en este preciso momento.

  • Estoy despojándome de expectativas ajenas para reconstruirme desde mis propios instintos.

  • Estoy dejando que mi naturaleza salga de la profundidad de mi alma.

  • Estoy haciéndome cargo de mí mismo(a), y me responsabilizo de los resultados.

  • Me estoy sanando y eso me está enseñando a escucharme, a priorizarme.

Gracias me doy y las recibo con plena satisfacción.

Un abrazo fraternal de mi corazón a tu corazón.


Finalmente, la vida y el proceso de la vida tiene que ver con un proceso de Sanación, ya que sin salud no se puede entender el proceso de desarrollo interno.


Cuando hablamos de Sanación incluye no solo en lo físico, lo cognitivo o pensamientos, lo emocional, sino también con espiritual, todo esto integrado de manera natural, ya que no hay forma de separarlo.


Para procesos de Sanación el Dr. Balfour M. Mount, al tener contacto durante muchos años con la medicina paliativa, (para mejorar la calidad de vida de enfermos terminales) desarrolló lo que le han llamado los diez mandamientos de la Sanación, y explica:


Lo que quiero decir cuando digo sanación es un cambio en nuestra calidad de vida, alejándonos de la angustia y el sufrimiento, y hacia una experiencia de integridad, unidad y paz interior. El Dr. Jon Kabat-Zinn define la sanación como un proceso de adaptación, una “aceptación de la realidad tal y como es”.


La sanación conlleva un proceso de abrir, reducir la marcha, centrar, confiar, tener fe, y aceptar. Conlleva el reconocer el potencial que aún está presente a pesar de todo lo que se ha perdido. El camino más certero que yo he encontrado ha sido la meditación. No sugiero que es el único camino, simplemente es el único camino que yo conozco. El propósito de la meditación, en sus diversas maneras, es crear consciencia vigilante con una mente quieta y presencia en el momento.


No hay ningún atajo para conseguir la sanación. Carl Jung lo explicó de la siguiente manera: “La obtención de la integridad requiere que uno arriesgue todo su ser, nada menos servirá; no puede haber ni condiciones más fáciles, ni substitutos, ni transigencias.”


Por lo que los 10 mandamientos de la sanación son las enseñanzas recopiladas de los que el Dr. Balfour M. Mount llama sus maestros, que son los miles de pacientes que ha atendido en su vida, esperando que estos colaboren a un mejor entendimiento del sentido y profundidad de tu vida.


1. ESTAR VERDADERAMENTE PRESENTE EN ESTE MOMENTO

La sanación, al igual que el amor, la celebración, la adoración, la maravilla y el éxtasis, ocurre en el ahora, en el momento presente, libre de las aprehensiones del pasado y los miedos acerca del futuro. Como dijo Oliver Wendell Holmes: “Lo que yace detrás nuestro y lo que yace ante nosotros son cuestiones pequeñas comparado con lo que yace en nuestro interior”

Y aun así, me doy cuenta de que paso la mayor parte de mi tiempo preocupado con el pasado y el futuro. Debo entrar en el presente, estar consciente de las personas y las cosas que están a mi alrededor ahora mismo.


2. CONFÍA

La sanación conlleva dejar ir, dar un salto de fe, “zambullirse en el agua, no ahogarse en ella” (como expresó Carl Jung). Phil Simmons, aquejado de la enfermedad de Lou Gehrig, lo llamó “aprender a caerse”. Nos caemos desde la cabeza, hacia el corazón; desde el egoísmo y nuestros cuidadosamente construidos mecanismos de defensa, en el perdón de nosotros mismos y los demás; nos damos cuenta del asombroso potencial de nuestro ser esencial, y adquirimos una consciencia de las conexiones sanadoras.

Podemos sentir estas conexiones en cuatro niveles: un sentido de conexión con nosotros mismos (la “individualización” de Carl Jung); un sentido de conexión con los demás (la relación “yo-ello” de Martin Buber); un sentido del mundo percibido a través de nuestros sentidos (como con la música, o la grandiosidad de la naturaleza); y un sentido de conexión con el último significado, sea como sea percibido por la persona: Dios, el Otro, el Cosmos, el Más, la unidad de todas las cosas.


3. CUIDA DE LAS NECESIDADES DE TU PERSONA COMPLETA

Según la clasificación metafórica que ha sido honrada durante los tiempos, somos “cuerpo, mente y espíritu”, o “cuerpo, espíritu y alma”, dependiendo de tu preferencia. Debemos cuidar de nuestras necesidades en cada una de estas áreas cada día.


4. ABRETE A RELACIONARTE CON MÁS PROFUNDIDAD

Acuérdate de que nuestra vida interior es relacional en su expresión. Está reflejada en cómo nos relacionamos en los cuatro niveles: Dios, el Otro, el Cosmos, el Más.

Dentro de tu tradición religiosa busca a maestros que enseñan desde la experiencia personal en lugar del dogma. Ve a lo profundo. Como observó C. S. Lewis: “El proceso de vivir parece consistir en llegar a la conclusión de una verdad tan simple que, si declarada, suena como tópico estéril”. Lewis continúa diciendo, “no puede sonar de otra manera a aquellos que no han tenido la experiencia relevante: ésta es la razón por la que no existe una enseñanza de tal verdad, y cada generación empieza de cero.”


5. ESCUCHA A TU INTUICIÓN

Como expresó Joseph Campbell: “Sigue tu felicidad.”


6. CREA

Identifica cosas que te gusten hacer a ti. Haz tiempo para tu lado creativo todos los días.


7. DESARROLLA TUS HABILIDADES DE AUTO-REFLEXIÓN

Supervísate a ti mismo, siendo consciente de tus pensamientos y sentimientos. No son la realidad. Son tu respuesta a la realidad. Déjalos ir y vuelve a tu centro de calma. Trabaja en hacerte consciente de ti mismo con cuestionamientos que pregunten, “¿cuál es tu tipo de personalidad, y cómo influye éste como me siento sobre mí mismo, como me relaciono con los demás, y con las situaciones en las que me encuentro? ¿Cuáles son mis defensas – las paredes que construyo para protegerme pero que también me encarcelan?”


8. SÉ AMABLE CONTIGO MISMO

La progresión hacia la sanación es lenta. Ciertamente la meta nunca se alcanza. El viaje lo es todo. Tú eres un experimento de creación único, con un potencial particular que contribuye a este mundo. ¿Qué es lo que solamente tú puedes hacer, debes hacer, si expresas tu potencial por completo?


9. PIENSA EN PEQUEÑO

Renuncia a tus ilusiones de control, reconoce que estamos todos en el mismo barco, exactamente en el mismo barco. Los valores de la cultura occidental dirigidos por el ego (“yo soy el número uno”, el deseo de riqueza, poder y control; la desconfianza de todo excepto lo físico; el deseo de ser el mejor del mundo en tu carrera) son un obstáculo de la sanación.

Evita el poder; neutraliza las fantasías que creas en situaciones en las que el poder se te ha otorgado; la humildad y la franqueza son antecedentes esenciales a la sanación; la felicidad, la paz y un sentido de conexión, sus frutos.


10. CELEBRA

En las situaciones más difíciles, se puede encontrar interiormente una paz ilimitada. Acuérdate de la observación de Viktor Frankl ganada con esfuerzo, “Se le puede robar al hombre todo excepto una cosa: la última libertad humana – el poder de escoger nuestra actitud en cualquier grupo de circunstancias, el poder de escoger nuestro propio camino.” Si Frankl puede encontrar la vida digna de celebración en Auschwitz, es muy probable que yo pueda encontrar mi vaso medio lleno, tal vez rebosando en el aquí y el ahora.

Dr. Balfour M. Mount


Para cada uno de nosotros el camino hacia la sanación será diferente.

Para cada uno de nosotros las preguntas que nos hagamos sobre nuestra vida serán diferentes.

Para cada uno de nosotros la vida es un proceso ÚNICO E IRREPETIBLE creado y moldeado por ti.

Para cada uno de nosotros el secreto del significado de la vida es el mismo: la capacidad expresada de AMAR.

Te deseo que tu proceso de vida este lleno de momentos de Sanación, de momentos de AMARTE y AMAR a los demás, con las mejores expresiones que tengas para ello.


Benjamín Olivares Roig

Coach Especialista en Productividad, Bienestar y Sostenibilidad, bajo metodologías internacionales


Sinergia en Competencias y Competitividad

sinergia@sinergiaequipo.org

https://www.sinergiaequipo.org/

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo